Inscríbete y se el primero en recibir nuestras entradas.

Inscríbete y se el primero en recibir nuestras entradas.

lunes, 25 de mayo de 2015

Una meta, mil planes.

Todos nos equivocamos. No hay nada más humano que errar, fallar, cagarla sobremanera una y otra vez. Lo que cuenta es que lo aceptes, te sacudas el polvo y sigas adelante. Para mí siempre será peor no haberlo intentado, porque tener en la cabeza esa maldita y taladrante pregunta es un infierno, ¿Qué pregunta? Pues… ¿Y si? A todos nos ha pasado, y es una de las peores torturas soportables por el hombre. ¡Equivócate! Mete la pata de todas las maneras posibles porque al final una será la buena, Edison lo dijo perfectamente claro “No fracasé, solo encontré 999 formas de cómo no hacer una bombilla” Si tienes claro tu objetivo (ese es otro tema) lánzate a lograrlo, si fallas, inténtalo de otra manera y así una tras otra hasta que lo logres. Se constante, se valiente, ¡se un torrontudo! (cabezota para quien este fuera de Canarias) lucha, lucha y lucha otro poco más de una y mil maneras distintas hasta que logres tu objetivo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario