Inscríbete y se el primero en recibir nuestras entradas.

Inscríbete y se el primero en recibir nuestras entradas.

miércoles, 3 de junio de 2015

¿Sabes quién eres?


¿Quién soy? Esta pregunta nos la habremos hecho todos en algún momento de nuestras vidas. Hay personas afortunadas que saben desde que son niños que quieren ser de mayor, policías, bomberos, médicos… y algunos hasta terminan siéndolo, pero por lo menos, tienen claro lo que quieren ser. Otros sin embargo pasan sus días buscando respuesta a esa pregunta, y mueren sin saber que sitio ocupan en este inmenso despropósito que es la vida, Inmenso, loco y maravilloso despropósito. Lo malo es que para ser feliz ayuda mucho saber quién eres, no es imposible serlo sin saberlo pero, ayuda mucho. Los pasos para averiguar dónde demonios cuadras son, relativamente simples, en realidad, con solo una pregunta puedes averiguarlo. Pregúntate esto ¿si pudieras hacer cualquier cosa y te pagaran muy bien por ello, qué harías? Piénsalo, ¿Si pudieras elegir montar cualquier negocio sabiendo a ciencia cierta que funcionaria, que harías? Fácil ¿no? ¿Pudiste responder? Enhorabuena estas a un paso de saber quién eres, y si no, no te apures no eres el único al que le pasa. Aclaremos una cosa, saber qué quieres ser no te dice quién eres… pero ayuda, porque al fin y al cabo somos lo que hacemos. Yo no recuerdo que nadie me preguntara de pequeño que quería ser, a lo mejor sí, no lo sé, lo que si se es que aún hoy no sabría que responder. Es un largo camino este del autoconocimiento, pero no hay viaje más emocionante que el que hacemos al interior de nosotros mismo. Disfrútalo y ojala llegues a buen camino.

Siéntete libre de compartir y comentar. 

lunes, 1 de junio de 2015

¿Cuánto pesa el vaso?


Una psicóloga, en una sesión de grupo, levanto un vaso de agua (el de la foto es de cerveza, por eso de que llega el veranito) todo el mundo esperaba la típica pregunta de ¿Esta medio lleno o medio vacío? Pero la doctora pregunto qué cuanto pesaba el vaso. Todos dijeron cifras diferentes pero ella les dijo que el peso total era irrelevante, lo importante era cuanto tiempo lo sostenía. Si lo aguantaba unos minutos no pasaría nada, si lo hacía unas horas el vaso podría pesar varios quilos, y sostenerlo más tiempo ya sería imposible porque su brazo no lo aguantaría. El peso del vaso siempre es el mismo pero, cuanto más tiempo lo sostienes más parece que pesa.

La moraleja de esta historia es que debes pensar que el vaso de agua son los problemas y las preocupaciones, cuanto más tiempo las tengas en tu cabeza dando vueltas más daño harán. No te digo que no afrontes los problemas y hagas como que no están, simplemente que le des a cada problema el grado justo de preocupación y le dediques el tiempo necesario, ni más, ni menos. Pasarte la noche en vela haciendo cálculos para saber si llegas a fin de mes, o estar con malas caras en los ratos que deberías disfrutar de tu familia y amigos, no te va a aportar nada bueno, solo te sumara problemas. Piensa que todo tiene solución, que hay gente con muchísimo menos y problemas graves de verdad por ahí, no hagas de gramos toneladas y serás un poco más feliz.